Sundari y la Escuela Esencialista

"El único verdadero cambio que el mundo reclama, es el esfuerzo de cada uno para la felicitad de todos."

¿Quien es Sundari?

 

Francesa, universalista, filósofa, humanista y escritora, fundó la Escuela Esencialista en 1951 en París. Toda su vida ha ayudado a los seres y les ha incitado, por su amor y su ejemplo, a adquirir una nueva manera de pensar y de vivir, que conduce a la salud física, moral y espiritual.

 

Puso, ella misma, en práctica todo lo que enseñaba. Durante años se ha entregado a lo que consideraba como lo esencial: la purificación de su ser por una reforma personal sin tregua. Su vida cambió totalmente en todos los aspectos. Y la felicidad, que eso le daba ella deseaba compartirla con todos los seres, enseñándoles la manera de conquistarla.

Ha dado todo su tiempo para ayudar a la humanidad sin buscar ni la gloria ni el dinero, sino para dar a conocer el único medio para salvar el mundo a través del individuo.

 

 « .Sundari es una humanista dado su visión global del ser humano: corazón, cuerpo y espíritu… ¡El Esencialismo no se compara con ninguna filosofía, ni corriente, ni pensamiento, dado que es la esencia de la vida misma! »

 Dr. ABOURAYAM – deán de la facultad de filosofía de la universidad de Alejandría

 

Una vida consagrada a la humanidad

  Sundari cuyo nombre de escritora significa en sanscrito “belleza del amor universal” ha sido en efecto un testimonio del amor altruista vivido. A través de su ejemplo, sus obras, sus conferencias y sus entrevistas en el mundo entero, ella ha hecho pasar una corriente de autenticidad, de amor incondicional y de vida.

 

 Sus cerca de 20 obras (algunas traducidas al alemán, inglés, árabe, armenio, español, italiano, japonés, polaco, portugués y ruso) abren las ventanas, los corazones y las conciencias y llevan a los hombres a reflexionar.

 

 

               

                

          

 

 

 « Numerosos libros de alta espiritualidad. »

  Ilmo Jean Vernette – doctor en teología Montauban

 

 

 

La búsqueda de la perfección

  Sundari tiene hambre y sed de Verdad y de Perfección. Desde su tierna infancia sufre por la miseria humana. Siente en el fondo de su corazón que ella debe dar a la humanidad, con su amor, su tiempo y su vida entera. A través de sus experiencias de vida entiende que se atrae siempre a si mismo lo que corresponde a su estado interior y que existe une ley, la Ley de Equivalencias, por la cual se cosecha lo que se ha sembrado. Su vida espiritual se desarrolla de una manera extraordinaria y tan visible a los ojos de los que la rodean, que sus allegados y sus amigos piensan que va entrar en un convento, lo que la divierte mucho pues no tenía ningún gusto por las “religiones inventadas y dirigidas por los hombres”. Quiere algo verdadero, vivido, algo auténtico en cada momento, en el don total de ella misma, más allá de todas las construcciones humanas.

  « En el deseo sincero de apresurar mi evolución a fin de poder ayudar a mis semejantes, he buscado la Verdad. La he encontrado en mi misma, a trocitos, en la medida de mis esfuerzos y de mis luchas cotidianas. Está en ustedes también y mi único objetivo es ayudarlos a descubrirla y a vivirla. »

  « Durante años me entregué a lo que consideraba como esencial: la purificación de mi ser en todos los terrenos por una reforma personal sin tregua. Mi única preocupación era ya no ser un obstáculo para la invasión y la libre circulación del espíritu, de la vida y del amor universales. »

  «Sólo la reforma individual puede asegurar la reforma colectiva. El mal está en el hombre. Es en este combate contra el mal en el hombre y por lo tanto en el mundo, que procuro entrenar a los que comparten mi ideal de vida.»

 

 Una ética de vida

 « Para mí, la verdadera vida empieza a dentro de sí, entre el sí y lo universal. Es preciso no sentirse separado de los otros. Y el amor que he cultivado siempre era esta propensión a hacer la unidad con el universo, con todos los seres del mundo y amarlos tal como son, sean lo que sean, afín de que esta unidad no sea mental. Que sea una realidad de todos los instantes.»

 

 « ¡No basta que sea feliz yo, si es que los otros lo sean! »

 

 « Estoy aquí para tratar de hacer madurar el corazón y el espíritu de mis semejantes, de ayudarlos a dirigirlos hacia el Creador, a contar con Él, a contar con Su Fuerza y Su Amor. »

 

Un mensaje para la humanidad

 « Pienso que ha llegado el momento en que todos los hombres deberían arrancar sus etiquetas religiosas, políticas (y demás etiquetas) para unirse en el amor universal, encontrarse de nuevo, y  amarse como hermanos, todos hijos de un mismo Padre, es decir la Potencia creadora, benéfica, inteligente y buena que rige el universo. Siento profundamente que estamos todos estrechamente ligados en la conciencia cósmica, que todos venimos de esta misma matriz universal a la cual todos debemos finalmente volver.»

  « Me siento empujada por una Fuerza de Amor extraordinaria para ayudar a los seres del mundo a volver a la Fuente Única a la cual todas las religiones se refieren. Y eso mostrándoles la necesidad de mejorarse durante su paso terrenal por la práctica de las leyes cósmicas. »

« No me la doy de alguien; ni siquiera trato de ser algo. Tengo la impresión profunda de que no soy más que un pequeño polvo sobre el cual el Espíritu consiente soplar, cuando Él lo quiere, para mostrar Su dirección. Mi fuerza es ser sincera ante todo y dejar hablar lo que “recibo” y que pasa por el fondo de mi corazón y eso no haciéndome notar nunca, en la humildad total. Eso es mi fuerza: saber que no soy nada y que El que me inspira es todo, absolutamente todo y que en Él encontramos todo, el remedio a todos los males, la solución a todos los problemas con la condición de acercarnos a, Él. »

 «Mi convento, a mí, es el mundo y es en el mundo donde quiero servir a Dios a través de mis semejantes, sin ningún disfraz, en la libertad total de mi corazón y de mi conciencia.»

 (Las citaciones provienen de notas autobiográficas y de entrevistas a Radio Suisse Romande)

 

 

 

 

 

 

Copyright © 2015. All Rights Reserved.